La Habitacion 365

Brume - "Rooster" (2017)

 

Stoner / Doom Metal

DHU Records / Doomstew Records )

 

Sorprendiendo a un servidor en el otoño de 2015, en aquel artículo que trajo el compañero David López(Reign The Chaos) del que supuestamente era el debut de la banda norteamericana Brume, se llamaba “Donkey”, y en su interior depositaba ese aplastante stoner/doom, tan voraz en su consecución de riffs que enigmático por las voces de su frontwomanSusie.

No han pasado 2 años y esta vez sí se presentan como álbum debut con este “Rooster”, lanzado desde el pasado jueves 20 de Abril y en circulación a través de DHU Records, sello que lanzará la edición en vinilo durante el mes de Junio y la co-edición de Doomstew Records, una filial de la propia banda, gobernada por Jordania Perkins-Lewis, batería de estos Brume, editando sus ediciones en CD y cassette.

La primera característica que se presencia en “Rooster” es que no es tan fangoso como “Donkey” (reseña aquí), una producción más refinada de Billy Anderson en los Sharkbite Studios, abre las puertas de este segundo trabajo de los californianos que a diferencia de su predecesor, nos entregan 6 nuevas piezas, una más que en “Donkey” y mucho más alargadas en su duración.

Para aquellos no iniciados ante las acometidas sónicas de Brume, supongo que desde que le den play a la inicial “Grit And Pearls”, a vuestros pensamientos vendrán bandas como WindhandHoly Grove o Disechanter. El número de bandas se alarga conforme nos adentramos en los terrenos psicodélicos, pero es verdad que dentro del sonido pesado que entremezclan los géneros stoner/doomBrume se mete dentro de la burbuja de esos grupos citados y rendidos al encantamiento de sus voces femeninas. Una efectiva mezcla que se está poniendo muy de moda últimamente y que Brume, nos hace revivir nuevamente con esta nueva marca suya.

Impresionante el partido que sacan estos 3 componentes al sonido de la banda. Son capaces de llevarte hasta los parajes más bellos o sumergirte hasta el apocalipsis inmediato. Partiendo del notable artwork que arropa este disco, obra de Sean Beaudry“Rooster” es un cruce de caminos entre el fangoso sludgede Carolina del Norte, el masivo doom de Richmond y ese toque original impuesto por ellos mismos desde la soleada California, lleno de matices, guiños a la psicodelia y segmentos atmosféricos para encumbrar a esta nueva criatura que han creado. Una estupenda caravana que pasa por los diferentes puntos del país norteamericano y termina bajo el reposado sol de la costa oeste.

 

Con las clases de geografía a un lado, Brume nos introduce en su mundo con esta nueva apuesta de 50 minutos de totalidad y destacando piezas como los 9 minutos de “Call The Serpent’s Bluff”. Medios tiempos que cruzan esta cuarta pieza con una entrega total a las voces de Susie, fundido en ese incendiario lote de riffs que hacen de este batido, una poderosa puesta en escena para la música de Brume. El puente que les une es el divino folk de “Welter”, nunca mejor dicho en términos de boxeo, un peso algo más ligero que acrecenta el dinamismo de “Rooster”, bajo la versatilidad que muestra Susie a las voces, hipnotizando esta parte de un álbum que consigue un gran salto en composición y evolución.

Las dos piezas más largas del mismo son los temas que abren y cierran el redondo. La inicial “Grit And Pearls”, un ejercicio creciente que en sus más de 10 minutos se extiende a través de esas líneas de bajo inducidas por Susie, unos riffs de guitarra que reclaman más decibelios y distorsión y el galope constante de Jordan que se gradúa en los prolegómenos del álbum a través de ese serpenteo que ofrece la segunda mita de canción, mucho más poderosa y dotada de una mayor variedad en los elementos de los que dispone. El cierre con “Tradewind”, también se nutre de esas oscilaciones que perturban la mente del oyente, haciendo incisos en los mundos de la psicodelia y plasmando un ambiente mucho más misterioso que va y viene,  desde sus acometidas en ese doom tradicional que consigue los picos auditivos más altos, hasta esas mantras que ejecutan como la mejor de las atmosferas. Nos quedarían “Harold”, y ese inicio acústico que da paso al mazo que asesta Brume con su doom más pesado y sabbathico, y el que fuera el único adelanto mostrado hace algunos días, “Reckon”, la consagración de Susie a las voces y el respaldo de su escolta Jamie McCathie a bordo de los mejores riffs del disco. Muchos la pueden considerar como la favorita del disco, yo sencillamente la defino como el futuro de la banda y la forma más directa de ver el crecimiento de Brume.

“Rooster” muestra el crecimiento de esta criatura de la costa oeste estadounidense, la confirmación que surgió durante el 2015 de ese híbrido del stoner/doom más reconocido actualmente por tierras yanquis y que Brume logra con este salto equitativo un mayor número de proposiciones musicales del que inundar su escaparate. Tan esencial como trascendental para este curso, los norteamericanos consiguen el mejor viaducto que conecte con sus dos grandes trabajos hasta la fecha. Banda realmente prometedora.

Jordan Perkins-Lewis

San Francisco, CA